593 Views |  Like

¡Desmaquíllate, desmaquíllate! Desmaquillarse siempre.

¡La importancia de desmaquillarse!

Como la famosa canción, pero al revés. Siguiendo con el paso básico de cualquier rutina de belleza, hoy me gustaría centrarme en los efectos nocivos que tiene el irse a la cama sin quitarnos el maquillaje, es decir, sin desmaquillarse.


Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que por la noche es cuando la piel se regenera y realmente descansa. Si no está limpia, estamos impidiendo que respire y dañamos seriamente nuestro cutis. Aunque el producto que empleemos sea de extraordinaria calidad, el daño que causaremos a la piel puede ser irreversible. Sobre todo cuando sobrepasamos la treintena, porque entonces es cuando esa regeneración se hace, poco a poco, más lenta.
Hablamos de irnos a la cama, por ejemplo, con la base puesta, un gravísimo error; en el caso de que tengamos la piel mixta o grasa, ya que esa piel sucia se transformará en poros obstruídos u puntos negros o granitos. Pero también solemos irnos a dormir sin quitarnos la máscara de pestañas, lo que motivará la caída del pelo e, incluso, alergias oculares y orzuelos.

Moadiario desmaquillarse cara con granos
Todo esto que les cuento lo he vivido en mis propias carnes, porque yo también soy débil y he tenido algún día (o algunos) que he llegado derrotada, y he caído literalmente sobre la cama, sin importarme si estaba o no maquillada. Pero reconozco que después de todo lo que he aprendido sobre el cuidado de la piel y, especialmente, ver como amanecía esos días con la piel apagada, cetrina, y tras sufrir algún que otro orzuelo en los ojos… Decidí incluir la limpieza en mi rutina nocturna, sí o sí. Les aseguro que cuando lo haces siempre por sistema, ya te incomoda ir a la cama con el cutis sucio.

Moadiario desmaquillarse cara con maquillaje

Ejemplo visual de un estudio

Por si esto no fuera bastante, les quiero remitir a un estudio publicado hace un tiempo por el Daily Mail británico. Una de sus periodistas, Anna Pursglove, quiso experimentar en su propia piel los efectos de irse sin desmaquillar a dormir, cada día, durante un mes. El resultado, como comprenderán, fue nefasto. Los médicos que le hicieron seguimiento aseguraron que su piel había envejecido ¡una década!

No dejen de ver las fotos (pincha aquí)

¿No vale la pena emplear esos tres minutos diarios para conseguir prevenir problemas de cara al futuro?