156 Views |  1

Hidratación todo el tiempo.

La palabra clave es Hidratación.

El verano es maravilloso, nos llena de energía, recarga pilas, el sol azota nuestra piel y no paramos de darnos baños en playas y piscinas. Aunque nos llena de energía por dentro, la piel también lo sufre, y necesita unos cuidados específicos ahora que empezamos a retomar rutinas.

Hay quien todavía me pregunta por qué es tan importante tener una piel hidratada. Bien, ponte en el ejemplo de la uva y la pasa. Una pasa es una uva sin agua. Pues un poco va por ahí la cosa. Una piel deshidratada tiene un aspecto insalubre, apagado, poco fresco y tiende mucho más a sufrir los efectos del envejecimiento antes de que estos deban aparecer. Por eso es importante usar una crema hidratante a diario, tanto en la cara como en el cuerpo. Y, por supuesto, no podemos descuidar la hidratación interna, bebiendo mucha agua.

Hidratación Moadiario

Hay rutinas y momentos. Me refiero a que existen determinados momentos en el año en los que la piel va a demandar una mayor hidratación. Y este lo es. Tras el verano, es normal que la piel presente un aspecto más tirante y seco. Tiene sus motivos. Con el sol la piel pierde directamente agua y por ello se seca. Además hemos estado más expuestos a los aires acondicionados, que también resecan la piel. Otros factores que influyen en esa deshidratación pueden ser hereditarios, patologías como la psoriasis, o la propia contaminación. También hay que tener en cuenta que el paso de los años provoca mayor sequedad.

Las lociones hidratantes contienen sustancias que permitan mantener la humedad de la piel y absorber la del exterior. Hay muchas que añaden urea, que según la concentración puede actuar en zonas muy resecas y agrietadas. A partir de aquí las diferentes lociones pueden contener varias sustancias que las diferencian unas de otras como el ácido pirrolín carboxílico, el pantenol, alcohol-d-pantotenílico o vitamina B5, el ácido hialurónico, los hidrolizados de colágeno, elastina y glucoaminoglicanos, en diferentes concentraciones. Para conocer cuáles son las lociones propias para nuestro tipo de piel, lo mejor es contactar con un profesional.

Hidratación Moadiario

¿Qué hacemos para hidratarnos?

Y bien. Se acabó el verano. Lo primero y fundamental es volver a recuperar las rutinas. Dormir nuestras siete horas como mínimo, beber dos litros de agua al día. Y aplicar sí o sí una rutina de cuidado de la piel, cada mañana y cada noche. Para eso, es importante primero limpiar. Y no saltarnos ese paso de hidratar la piel. Las personas con piel grasa (entre las que me identifico) podrían pensar que al aplicar la crema fomentamos la aparición de granitos. Y no es verdad. De hecho, es muy habitual entre las personas con pieles grasas tener ciertos niveles de deshidratación. Existen hidratantes específicas para esas pìeles que ayudan a mantener sus niveles de agua. Sin aportar grasa. Por eso es tan importante saber qué tipo de piel tenemos y lo que mejor nos conviene.

Esto, a diario.  En momentos como este, no está de más aplicar un tratamiento específico que nos recupere de los daños estivales, para aplicar tratamientos que renueven la hidratación,  usar mascarillas, tónicos hidratantes o ampollas específicas para eso.

Y desde luego, ese extra de de suavidad, tersura y luminosidad lo vamos a agradecer.

La versión audio de este artículo disponible en: