541 Views |  Like

Adiós 2018, estoy preparada 2019

Cada año cuando llega este día, me voy a mi disco duro donde guardo todas las fotografías y videos que he ido recopilando durante todo el año. Vuelvo a sonreír, a llorar, a emocionarme, a sentirme orgullosa, a entristecerme; en una palabra, rememoro todo y cada uno de los momentos captados por mi móvil durante los últimos 12 meses.

Siempre me ha parecido una buena forma de recordar cómo me ha tratado el año y con qué actitud lo he enfrentado.

Este 2018 ha sido el año de las personas. En primer lugar, de la mía, de mi misma. Es el año que más egoísta he sido, que más me he cuidado, me he puesto por delante de los demás, incluida mi familia. No todos lo entienden por igual, pero eso ya no es cuestión mía.

He aprendido a quererme, aceptarme y a priorizarme.

Este 2018 ha sido mi gran año, por mi 50 cumpleaños.

He estado mucho más cerca de los que me han dejado acercarme y lejos de los que no me han necesitado en su vida.

Este 2018 ha sido el año de mi consolidación profesional. Aunque sigo en la sombra para muchos proyectos, ha habido muchas gratas sorpresas que me ha hecho pensar y ratificar, que se «de lo mío» y que además me gusta transmitirlo.

Gracias a todos los que este año han contado conmigo para su proyecto.

Este 2018 ha sido el año de casi parar de aprender, comenzar a transmitir y poner en práctica.  Los últimos 5 años estaba un poco obsesionada con aprender, desaprender y volver aprender; para adaptarme a los tiempo y no sentir que me apartaban del camino profesional. Entonces durante este 2018 me di cuenta que necesitaba volcar todo ese conocimiento en diversas formas para compartirlo con los demás. Ayudarlos a dar forma a sus proyectos, su Marca Personal, mejorar sus contenidos, darles una visión marketiniana de su producto y/o servicio. Y entonces me puse manos a la obra, poquito a poco a ido cogiendo forma, sentido y grandes gratificaciones se me han ido mostrando, ratificando que estoy en el camino y me gusta.

Gracias por confiar en mi conocimiento.

Este 2018 ha sido mi año de la coherencia.
De mirar arriba, adelante, de hacer lo que me apetecía, de arriesgar y de ganar, de saltar y caer, de querer más y mi cuerpo decir: «va a ser que no», de dejar volar a mis retoños, pero estar cerca por si se cansan sus alas, de acompañar a algun@s en la sombra para que encontraran su camino, de relativizar las putadas de los demás porque no era contra mi, sino contra si mismos; de abrazar mucho y a much@s, de reír a carcajadas, llorar de rabia, pero más de alegría, de sentir el calor de la familia, de los amigos y de la vida. 
De conocer a muchos con los que hablo casi a diario, o a otros que no sabía que existían, de reconocer a las personas puentes y agradecerles su maravillosa labor, de «tropezar» con algun@s para aprender a reconocer a otr@s, de alejarme de los egos y de acercarme a las almas.
Este año 2018 he aprendido a dejarme guiar por mi esencia y coherencia, así que espero seguir ejercitándolas durante el 2019.

Mis momentos

La Familia siempre cerca

Les deseo un año 2019 lleno de SERES y QUERERES, porque todo lo demás, se lo lleva el viento. 

#MétodoMOA