1144 Views |  Like

#BimbaForever

Hubo una mujer que mejoró el mundo sólo con existir. Y no tenía ninguna intención. Ella sólo existió. Y con eso nos dio lecciones a todos. Nos enseñó la importancia de la justicia, de defender lo que crees correcto. A hacer las cosas mejor en vez de como siempre. Pero no como acto revolucionario ni rebelde. Lo que le pasaba a ella es que pensaba y sentía. Entonces, de manera natural, todo lo que salía de ella era inteligente y empático. Conocerla por primera vez era una sopresa. Conocerla era descubrirla. Se te dilataban las pupilas y se te expandía la mente. Inspiraba.  Yo lo viví, y lo vi otras tantas veces en los demás. Era un mujer diferente. Especial.  Me pregunto si sólo se veía diferente, o si se sabía especial. Yo creo que era un ser superior. Existen. No os gusta oírlo, pero es así. Y cuando una divinidad se presenta frente a uno, sólo puede despertarte adoración o conflicto con tu propia pobreza.  Por eso a Bimba la amabas o la odiaban. En cualquier caso, te despertaba, que es lo importante. Siempre pensé que era un regalo para el que el mundo no estaba preparado. Que no la merecían. Pero ella es tan generosa que paso por aquí igualmente.  Porque ella era ante todo un mujer generosa. Bimba era un persona amorosa, pero para amarla a veces había que insistir.  Yo me arrepiento de no haber insistido más, pero sé perfectamente que se fue llena de amor bueno y puro. El de Charlie, David, María, Felipe, Alessia, Macarena, …. Pero sobretodo el de sus hijas. Ese milagro que creó a su semejanza para mejorar el mundo. Para llenarlo de amor, idealismo, belleza, libertad y fantasía. Hoy más que nunca, tenemos que estar agradecidos de haberla tenido entre nosotros.  Los que la tuvimos cerca, y los que ni si quiera la conocieron.  Todos. #bimbaFOREVER 💖💔💖

Una publicación compartida de Raquel Sánchez (@rqs) el

Hubo una mujer que mejoró el mundo sólo con existir. 

Y no tenía ninguna intención. Ella sólo existió.

Y con eso nos dio lecciones a todos.

Nos enseñó la importancia de la justicia, de defender lo que crees correcto.

A hacer las cosas mejor en vez de como siempre. Pero no como acto revolucionario ni rebelde. Lo que le pasaba a ella es que pensaba y sentía. Entonces, de manera natural, todo lo que salía de ella era inteligente y empático.

Conocerla por primera vez era una sorpresa. Conocerla era descubrirla. Se te dilataban las pupilas y se te expandía la mente. Inspiraba. 

Yo lo viví, y lo vi otras tantas veces en los demás.

Era un mujer diferente. Especial. 

Me pregunto si sólo se veía diferente, o si se sabía especial.

Yo creo que era un ser superior. Existen. No os gusta oírlo, pero es así.

Y cuando una divinidad se presenta frente a uno, sólo puede despertarte adoración o conflicto con tu propia pobreza. 

Por eso a Bimba la amabas o la odiaban.

En cualquier caso, te despertaba, que es lo importante.

Siempre pensé que era un regalo para el que el mundo no estaba preparado. Que no la merecían. Pero ella es tan generosa que paso por aquí igualmente. 

Porque ella era ante todo un mujer generosa.

Bimba era un persona amorosa, pero para amarla a veces había que insistir. 

Yo me arrepiento de no haber insistido más, pero sé perfectamente que se fue llena de amor bueno y puro. El de Charlie, David, María, Felipe, Alessia, Macarena, …. Pero sobretodo el de sus hijas. Ese milagro que creó a su semejanza para mejorar el mundo. Para llenarlo de amor, idealismo, belleza, libertad y fantasía.

Hoy más que nunca, tenemos que estar agradecidos de haberla tenido entre nosotros. 

Los que la tuvimos cerca, y los que ni si quiera la conocieron. 

Todos. #bimbaFOREVER 💖💔💖   

Texto Raquel Sánchez, rqs