Todo gran logro comenzó con un… «no hay huevos»