Gracias por no elegirme

Llevo días pensado y resonando en mi cabeza este agradecimiento.

Te cuento que antes me enfadaba y me molestaba cuando alguien no me elegía.  Porque eso hacía mella en mi autoestima y en mi valía. Quería y buscaba el reconocimiento externo, sin ser consciente en el mío.

Después de perder a mucha gente a lo largo de mi vida, me percaté que eso no estaba en mi mano, que no formaba parte de todo lo que yo pudiera hacer para cambiar lo que sucedía.

Después de mucho aprendizaje, crecimiento e interiorización de muchas creencias que tenía, he concluido que esas personas se fueron de mi vida por dejarlas libre, por no estar acosándolas todo el rato con mi presencia, ni por volcarme en ellas dependiendo mi estado de su atención o porque sencillamente no les facilité el camino para que no tuvieran que crecer. Valen para todas las facetas de la vida, del trabajo y del negocio.

He perdido a mucha gente porque no me han elegido, no han creído que era lo suficientemente manipulable para hacer conmigo lo que se les antojase.

Las personas prefieren las ataduras de cualquier tipo, de amor, de posesión, de negocio, de obligaciones, etcétera.

Las personas no están preparadas para ser libres y felices por sí mismas, eligiendo a quién te deja ser tú misma y tus elecciones. A quien te apoya desde la distancia cuál madre con el corazón encogido, pero sabiendo que cuando me necesites, estaré la primera.

Gracias por no elegirme, para aprender a visibilizar mi gran evolución y elegirme yo, una y otra vez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies